Aparthotel en Bremen

Todos los aparthoteles Adagio en Bremen: los servicios de un hotel, la libertad de un apartamento para su estancia en Colonia

Aparthotel Adagio Bremen

todos nuestros apartamentos en Bremen

Aparthotel en Bremen

Bremen, situada en las orillas del río Weser, es una de las ciudades alemanas que forman parte del Patrimonio Mundial de la Unesco. En el corazón del Land de Baja Sajonia, la ciudad de Bremen es una cita ineludible para los enamorados de la arquitectura y la historia alemanas. Bremen cuenta con una rica historia de más de mil años. Durante una gran parte de esta, ha sido una ciudad-estado independiente, algo que le confiere un carácter único dentro de Alemania. Hoy en día, sus monumentos son testigos de su historia y algunas paradas obligatorias ayudan a comprender los orígenes culturales de la ciudad.

 

Bremen es una cita ineludible

 

La imponente estatua de Rolando: símbolo de la ciudad

Preside la plaza del mercado desde 1404 y, como su sobrenombre indica, es el símbolo del carácter libre de Bremen. Rolando, el famoso guerrero franco, se encargaba de defender la frontera ante los invasores. Su celebridad se debe especialmente a su espada, Durandal, y a la canción que porta su nombre. Los burgueses de la región, buscando reafirmar su libertad, encargaron la estatua con el nombre «Rolando de Alemania». En 2004, la Unesco inscribió en la lista del Patrimonio Mundial esta imponente estatua de 5,50 m en virtud «de los excepcionales testimonios de la autonomía cívica y de la soberanía que caracterizan al Santo Imperio Romano Germánico».

La catedral de San Pedro de Bremen, obra maestra del gótico primitivo

Al otro lado de la plaza del mercado, frente a la estatua de Rolando, la catedral de Bremen reina desde el siglo XI. Este imponente edificio es un sutil equilibrio entre ladrillos, inmensas bóvedas y esculturas típicas de la época. En el interior, el museo acoge numerosas reliquias y varios sepulcros.

El Ayuntamiento: heredero del estilo de la ciudad

Sorprende por sus anchas aberturas e impresiona por los detalles esculpidos de su fachada. Concebido en el siglo XV y enriquecido en el XVII, guarda muchos tesoros, como numerosos cuadros y tapices. La visita guiada te dejará boquiabierto.

El BürgerPark: para los enamorados de la naturaleza

Situado en el corazón de la ciudad, es uno de los pulmones verdes de la región. Una flora y una fauna exuberantes, que se extienden por sus 200 hectáreas, te envolverán durante un paseo por los canales, una excursión en bicicleta, una partida de mini-golf o, sencillamente, una breve escapada lejos de la agitación de la ciudad.